ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo)

Ante la cantidad de información que estamos recibiendo de los medios de comunicación, y la cantidad de dudas que todo el mundo nos está realizando con respecto a las medidas aprobadas por el Gobierno en relación a los ERTEs que las empresas pueden realizar para paliar los efectos económicos de esta crisis sanitaria, os intentaremos aclarar las principales dudas que están surgiendo.

¿Qué es un ERTE?

Se llama Expediente de Regulación Temporal de Empleo. Aparece recogido normativamente en el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores. ERTE se da únicamente en situaciones de crisis temporales y no proporciona indemnizaciones a los trabajadores. Es la adopción por parte de la empresa de una suspensión  temporal de la relación laboral con una parte concreta de sus trabajadores. O lo que es lo mismo, cuando una empresa decide despedir a una parte importante de sus trabajadores por un periodo de tiempo.

¿Qué beneficio tiene un ERTE ante la crisis del coronavirus?

Los ERTE son una forma de desempleo y, por tanto, tienen derecho a que los Servicios de Empleo Público, el antiguo INEM, se haga cargo del pago a los trabajadores, ahorrando el coste a las empresas.

¿Cuál es el plazo de duración de un ERTE?

Respecto al plazo de duración de la suspensión asociada al expediente, ha de entenderse que la causa habilitante se produce desde la entrada en vigor del RD 463/2020 (14 de marzo, coincidente conforme a la Disposición Final Tercera con su publicación en el BOE) y sus efectos se extienden al período de tiempo señalado inicialmente para el estado de alarma decretado (15 días naturales), con lo que inicialmente la vigencia de la suspensión de empleo solicitada ha de ajustarse a dicho período, sin perjuicio de que la prórroga del estado de alarma habilite la correlativa ampliación temporal de la suspensión de empleo asociada a dicha causa.

¿Qué tiene la empresa que pagar en un ERTE?

Mientras dure la suspensión y previa solicitud de la empresa, se exonerará íntegramente a la empresa que a 29 de febrero de 2020, tuviera menos de 50 trabajadores en situación de alta en la Seguridad Social, del abono de la aportación empresarial; y exonerará en un 75% a la empresa que tuviera a esa fecha 50 trabajadores o más.

Dicha exoneración no incidirá en el trabajador, pues respecto al mismo el período de suspensión se considerará como efectivamente cotizado a todos los efectos.

Por lo tanto mientras que no haya otra medida al respecto, la empresa pagará a la Seguridad Social la cuota del trabajador y quedará exonerado de la cuota empresarial.

¿Cuánto pueden cobrar los trabajadores que estén en un ERTE?

Aunque, en teoría, el procedimiento funciona igual que en caso de despido 'normal' (todos los trabajadores que hayan trabajado al menos 360 días en los últimos seis años tienen derecho a paro), los afectados por los ERTES del coronavirus no necesitarán acumular ese trabajo previo y tendrán derecho a una pensión por desempleo que será del 70% de la base reguladora durante los primeros seis meses y del 50% a partir de ese momento.

¿Puedo cobrar el paro sin cumplir los requisitos?

Si. No se exige el periodo de cotización mínimo, y además no computa el tiempo en que se percibe esta prestación a efectos de consumir el tiempo que a cada uno le corresponde de desempleo.

¿Cómo solicito la prestación por desempleo si me veo afectado por un ERTE?

Hay dos formas. La primera es la vía telefónica, habría que ponerse en contacto con el teléfono de la oficina del SEPE de tu localidad. La segunda, es la vía telemática. Para ello necesitaremos de un certificado digital válido, un DNI electrónico o acceder por la plataforma cl@ve mediante usuario y contraseña proporcionados por la administración.

¿Puede haber ERTES de trabajo por horas, de reducción de jornada?

Sí, existen de suspensión y de reducción. En los de suspensión, la empresa entiende que puede justificar que hay una paralización total de su actividad y que, por tanto, directamente procede la suspensión vinculada a la causa que lo motiva. Mientras que la reducción es porque se prevé que siga existiendo cierta actividad y, en el porcentaje permitido por Ley (entre el 10% y el 70%) exista esa reducción de jornada. En el caso de que el trabajo estuviera al 50%, cobraría un 50% de su salario a través de la empresa, y debería tramitar la prestación por desempleo con respecto a los porcentajes a través del SEPE. En este sentido, le correspondería el 70% de ese 50% restante de su sueldo.

¿Hay un proceso de negociación en los ERTE?

Sí, aunque hay que diferenciar entre las causas económicas (unos malos resultados, por ejemplo), técnicas, organizativas o de producción y la de fuerza mayor. En el caso de fuerza mayor, el procedimiento es especial: comienza con una solicitud de la empresa, que se comunica a la plantilla y los representantes sindicales. Posteriormente debe ser la autoridad laboral la que constate si esa causa de fuerza mayor existe o no.

  • Asesoramiento fiscal
  • Seguros
  • Asesoramiento laboral
  • Diseño Web
  • Asesoramiento contable
Previous Next

Encuéntranos

direccionPaseo de la Estación, nº33, entreplanta (Jaén)

telefono953 27 00 11

mail correo@sorianogranada.com

Noticias

Noticias Agencia Tributaria

  • Se anuncia la puesta en producción de los servicios web que permiten la admisión de notificaciones G5 para el movimiento de mercancías en depósito temporal para el próximo martes, 16 de Junio de 2020, a partir de las 09:00 h. Se recuerda que a partir del 1 de diciembre de 2020 no será posible notificar el movimiento de mercancías en depósito temporal mediante el mensaje CUB (CUSCAR EDIFACT), excepto en los siguientes casos: a) Movimientos de mercancías dentro de un mismo subrecinto aduanero. b) Movimientos de mercancías de la Unión hacia ADT dentro de una misma isla en Canarias. Suscríbase al Servicio RSS de las novedades de Aduanas del portal de la AEAT para estar al tanto de futuros comunicados

  • Mediante el Real Decreto-ley 19/2020, de 26 de mayo, por el que se adoptan medidas complementarias en materia agraria, científica, económica, de empleo y Seguridad Social y tributarias para paliar los efectos del COVID-19, publicado en el BOE el día 27 de mayo, se amplía a cuatro meses el plazo de no devengo de intereses de demora para los aplazamientos del 52 del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19. Antes de esta modificación, estaba previsto que no se devengasen intereses de demora durante los primeros tres meses del aplazamiento. Con motivo este cambio, se han actualizado las Preguntas Frecuentes publicadas en el siguiente enlace

  • A partir del 26 de mayo vuelven a estar abiertas con cita previa, para la atención presencial de determinados servicios, las oficinas de la Agencia Tributaria situadas en zonas que se encuentren en Fase II del proceso de desescalada establecido por las autoridades sanitarias.

  • La Comisión Europea implantará el sistema informático ICS2 a partir 15 de marzo 2021. ICS2 permitirá el análisis de riesgos para seguridad y protección sobre las declaraciones sumarias de entrada de las mercancías y los operadores deberán adaptar sus sistemas informáticos para poder presentar estas declaraciones.